Jesucristo, eleva el matrimonio a la dignidad de sacramento. Esta actitud del Señor, es como preparación de elevación del matrimonio al orden sacramental. La unión entre el hombre y la mujer. No es producto exclusivo de la cultura hitita, fenicia, maya, cristiana o musulmana y tampoco es un invento de la Iglesia Católica. La esposa era para tener hijos, el matrimonio era para formar la verdadera familia. Es así, como debemos llamar matrimonio a la unión de dos personas conformadas por un hombre y una mujer, llamar matrimonio a dos personas del mismo sexo, es una burla, y jurídicamente, un disparate.

Que le llamen como quieran " homomonio ", "gaymonio ", etc. Ni siquiera los animales se equivocan. La cabra busca al macho cabrío, la yegua al caballo, el gato a la gata, porque dos leonas no hacen pareja ni dos gatos, tampoco, ellos no pueden aparearse. Para esto tendrían que ser de distinto sexo y de la misma especie.

Son cosas de la zoología.

Son cosas naturales y es así como se preserva la vida hasta en el mundo animal. No obstante, hoy se escucha una sarta de necedades, algunos que solo desean vivir con su perro como pareja y le dejan suntuosas herencias. En ese aspecto, que cada cual viva con quien quiera y como quiera si puede, pero a una relación así no se le podría llamar matrimonio.

La sociedad se fractura, ya esta hecha la primera hendidura. Los niños tienen derecho a una familia y a un matrimonio normal. El ser humano es una persona, de igual manera el hombre y la mujer. Por esto el matrimonio es la primera y fundamental dimensión de esta vocación. Callao, 03 de diciembre del En realidad, citó capítulos 1 y 2 de Génesis en el mismo versículo.


  1. .
  2. mujeres solteras la paz.
  3. hombre solo caminando gif.
  4. restaurante senegales barcelona!
  5. .

La Sagrada Escritura se abre con el relato de la creación del hombre y de la mujer a imagen y semejanza de Dios Gén. De un extremo a otro la Escritura habla del matrimonio y de su "misterio", de su institución y del sentido que Dios le dio, de su origen y de su fin, de sus realizaciones diversas a lo largo de la historia de la salvación, de sus dificultades nacidas del pecado y de su renovación "en el Señor" 1 Co 7,39 todo ello en la perspectiva de la Nueva Alianza de Cristo y de la Iglesia cfr.

Dios que ha creado al hombre por amor lo ha llamado también al amor, vocación fundamental e innata de todo ser humano por ser persona capaz de amar y ser amado.


  1. gargola en ingles;
  2. bolera diagonal mar.
  3. Arquidiócesis de Ibagué.
  4. ;

Porque el hombre fue creado a imagen y semejanza de Dios Gén. Habiéndolos creado Dios hombre y mujer, el amor mutuo entre ellos se convierte en imagen del amor absoluto e indefectible con que Dios ama al hombre. Este amor es bueno, muy bueno, a los ojos del Creador cfr. Por lo tanto el fundamento del matrimonio y de la familia es el amor conyugal. La verdadera naturaleza y nobleza del amor conyugal se revelan cuando este es considerado en su fuente suprema, Dios, que es Amor 1Jn.

Y serán una sola carne • El Nuevo Diario

No es simple efusión del instinto y del sentimiento, sino principalmente es un acto de la voluntad libre, con pleno conocimiento, pleno consentimiento y plena libertad. Así lo conciben el esposo y la esposa el día en que asumen libremente y con plena conciencia el compromiso del vínculo matrimonial. El mismo Dios es el autor del matrimonio" GS 48,1. Creados el hombre y la mujer a imagen y semejanza de Dios los destinó para la relación y comunión de personas. La Sagrada escritura afirma que el hombre y la mujer fueron creados el uno para el otro: El matrimonio no es una institución puramente humana a pesar de las numerosas variaciones que ha podido sufrir a lo largo de los siglos en las diferentes culturas, estructuras sociales y actitudes espirituales.

Estas diversidades no deben hacer olvidar sus rasgos comunes y permanentes. A pesar de que la dignidad de esta institución no se trasluzca siempre con la misma claridad cfr. GS 47,2 , existe en todas las culturas un cierto sentido de la grandeza de la unión matrimonial. Todo hombre, tanto en su entorno como en su propio corazón, vive la experiencia del mal.

DIOS LOS CREÓ, VARÓN Y MUJER

Esta experiencia se hace sentir también en las relaciones entre el hombre y la mujer. En todo tiempo, la unión del hombre y la mujer vive amenazada por la discordia, el espíritu de dominio, la infidelidad, los celos y conflictos que pueden conducir hasta el odio y la ruptura. El primer pecado, ruptura con Dios, tiene como consecuencia primera la ruptura de la comunión original entre el hombre y la mujer. Sin embargo, el orden de la Creación subsiste aunque gravemente perturbado. Sin esta ayuda, el hombre y la mujer no pueden llegar a realizar la unión de sus vidas en orden a la cual Dios los creó "al comienzo".

Menú de navegación

En su misericordia, Dios no abandonó al hombre pecador. Las penas que son consecuencia del pecado, "los dolores del parto" Gén. La conciencia moral relativa a la unidad e indisolubilidad del matrimonio se desarrolló bajo la pedagogía de la Ley antigua. La poligamia de los patriarcas y de los reyes no es todavía prohibida de una manera explícita. Contemplando la Alianza de Dios con Israel bajo la imagen de un amor conyugal exclusivo y fiel cfr.


  • como conocer mujeres dominicanas.
  • bilbao bakio bus!
  • conocer chicas teruel.
  • MATRIMONIO ES UN SOLO, ENTRE UN HOMBRE Y UNA MUJER.
  • Y serán una sola carne.
  • contactos con chicas de la habana?
  • .
  • Los libros de Rut y de Tobías dan testimonios conmovedores del sentido hondo del matrimonio, de la fidelidad y de la ternura de los esposos. De esta manera los profetas dan nuevos pasos en el proceso de la revelación. Pero lo inédito hasta ese momento es usar el matrimonio como signo imagen de la Alianza entre Dios y el pueblo.

    Dios es presentado como esposo y el pueblo como esposa. Dios es el esposo fiel que nunca falla y el pueblo es la esposa siempre amada, aunque casi siempre es infiel y a veces llega a ser una verdadera prostituta.

    Androginia

    Tan fuerte es la vinculación de la Alianza con el matrimonio, que se emplea la misma palabra, berith, para designar a ambos. La alianza entre hombre y mujer debe reflejar el amor de Dios a su pueblo. GS 22 , preparando así "las bodas del cordero" Ap 19,7. Dios mismo la estableció: Esta insistencia, inequívoca, en la indisolubilidad del vínculo matrimonial pudo causar perplejidad y aparecer como una exigencia irrealizable cf Mt 19, Viniendo para restablecer el orden inicial de la creación perturbado por el pecado, da la fuerza y la gracia para vivir el matrimonio en la dimensión nueva del Reino de Dios.

    Esta gracia del Matrimonio cristiano es un fruto de la Cruz de Cristo, fuente de toda la vida cristiana. Es lo que el apóstol Pablo da a entender diciendo: Gran misterio es éste, lo digo respecto a Cristo y a la Iglesia" Ef 5,